¿Cómo empezó todo?

En marzo de 2020, el mundo estaba inmerso en la peor pandemia de los últimos 100 años. Algunos decían que las profecías apocalípticas se estaban cumpliendo y que el mundo, tal y como lo conocíamos hasta ahora, llegaba a su fin.

Países enteros cerraban sus fronteras y sus ciudades se confinaban. Los barrios y las calles se apagaban. La tristeza empezaba a dominar el mundo.

Pero como siempre ha sucedido en los episodios más duros de la historia de la Humanidad, seguía habiendo esperanza.

Y entre el caos y la esperanza, un grupo de amigos de Barcelona decidió emprender la misión de volver a llenar los barrios de buen rollo, recordando a la gente que, en los peores momentos de la Humanidad, nos siguen pasando cosas buenas por las que merece la pena seguir siendo felices.

Y para conseguirlo, este grupo de jóvenes transformó un quiosco de prensa de la ciudad de Barcelona, le puso el nombre de “GoodNews”, y empezaron a servir cafés con descuento a cambio de que los clientes les contasen algo bueno que les hubiera sucedido los últimos días.

Y poco a poco, ese quiosco de prensa empezó a crear una pequeña cadena de buenas noticias y buen rollo en el barrio.

Por un instante, ese GoodNews conseguía que la gente se olvidase de todo lo malo que estaba pasando en el mundo.

Y con la misma ilusión del primer quiosco, y con la misión de devolver el buen rollo a todos los barrios, estos jóvenes se dieron cuenta de algo increíble. Y es que todo lo bueno empieza con un buen café…